Análisis social y política

Al principio del siglo XXI, el neoliberalismo es el modelo político y económico dominante en el mundo, influyendo cada nivel de la sociedad.  Mientras da la apariencia de dominancia, el modelo neoliberal esta construido en tierra poco firme, incluyendo espacios democráticos cada vez más pequeñas, intentos no exitosos a hegemonía cultural bajo el pretexto de “modernización,” y una distribución distorsionada de riqueza que no tiene precedente histórico.  La mayoría de la gente en el mundo se encuentra en una salvaje carrera hacia abajo– mas pobre hoy que hace tres décadas – y ninguna cantidad de propaganda puede ocultar esta severa realidad. 

Durante las ultimas cuatro décadas, la relación entre los EE.UU. y México ha sido el laboratorio mas importante para el modelo neoliberal, una especie de experimento para la globalización centrada en corporaciones. En el Norte tanto en el Sur las futuras generaciones sentirán las implicaciones de este experimento.  La era neoliberal empezó hace cuatro décadas en la frontera EE.UU. – México con el Programa de Industrialización Fronteriza, una “zona de libre comercio” que introdujo la época de las maquiladoras.  Fabricas que pagaron jornales decentes en los EE.UU. se mudaron al sur de la frontera, donde los jornales típicos son menos de $1 por hora, las leyes en cuanto al labor son relajados, y los estándares medioambientales no se hacen cumplir.  El resultado es ganancias enormes para las corporaciones transnacionales, pero estándares de vida decayendo para las clases obreras de México y los EE.UU., y un desastre medioambiental que afecta ambos lados de la frontera.  El modelo maquiladora/libre comercio es ahora el modelo de desarrollo económico predominante por toda América Latina.  

En 1981, bajo presión de la crisis de deudas, México firmó el primer Programa de Ajuste Estructural, un programa respaldado por el Fondo Monetario Internacional, a cambio de grandes préstamos.  Hoy en día, los programas de ajuste estructural son comunes por toda América Latina, obligando a los gobiernos con tendencias progresistas a adoptar las políticas económicas neoliberalistas (o proporcionando al élite conservativo el ayudo político para hacer lo mismo).

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado el 1 de enero de 1994, esta delimitando el futuro de las relaciones económicas entre EE.UU. y América Latina – movimiento libre de capital y mercancías por fronteras internacionales, pero un control severo del movimiento de la gente.  TLCAN ha significado una perdida de democracia en México y EE.UU., y un desastre económico para obreros en ambos lados de la frontera.

Las políticas neoliberales han tenido un impacto dramático en áreas rurales por toda América Latina, sobre todo en México.  Exportaciones muy subsidadas de maíz procedente de EE.UU. destrozaron el mercado de maíz interno, poniendo en circunstancias deplorables a casi un cuarto de la población mexicana.  El resultado es migración masiva, o a los centros urbanos en México o como obreros sin papeles en EE.UU.  Las políticas neoliberales son directamente responsables para esta migración sin precedente histórico, pero apenas entran en la discusión de la política de inmigración. 

El modelo neoliberal representa una globalización de alianzas entre clases sociales.  El 5 o 10 por ciento de la gente más rica en ambos lados de la frontera, quien controla los sistemas económicos y políticos, tienen mas en común entre si que con sus propios ciudadanos, y las resultantes políticas neoliberalistas reflejan sus intereses.  Los de la élite gozan de enlaces institucionales cada vez más fuertes, mientras que los demás tienen menos democracia, menos opciones económicas, más represión, más pobreza, y menos soberanía. 

En un mundo de una globalización creciente, alianzas internacionales de base toman una mayor importancia en la lucha por democracia, soberanía, y justicia económica y política.  La relación entre EE.UU. y México es de una importancia central para definir los enlaces entre el élite, y también lo es para definir las conexiones de base cada vez mas importantes dentro de la sociedad civil en ambos lados de la frontera.

La Red de Solidaridad con México es una organización de base dedicada a cambio social fundamental que desafía las existentes relaciones de poder, construye relaciones horizontales en las comunidades directamente afectados, y promueve alternativas autónomas.